karité-sipia.png

KARITÉ bio

Butyrospermum parkii butter

La manteca de karité se obtiene de los frutos del karité, un árbol salvaje que puede llegar a los 12 metros de altura y que se encuentra únicamente en las sabanas de África del oeste.

Hace siglos que se conoce y se utiliza esta manteca que se obtiene prensado mecánicamente la semilla del karité, y forma parte de la farmacopea tradicional senegalesa.

Te invitamos a conocerla por sus múltiples y maravillosas qulitats.


 

Para la piel:

  • Hidrata y nutre en profundidad todo tipo de pieles, incluso las más sensibles

  • Excelente regeneradora cutánea, la manteca de karité cicatriza y repara con suavidad y eficacia. Útil en pieles irritadas y dañadas (depilación, heridas, exposición al sol, estrías, daños por sustancias químicas, etc.)

  • Desinflama pieles irritadas (dermatitis)


 

Como protector solar:

  • Protege la piel de las radiaciones solares, gracias al karitenol, la vitamina A y en diferentes alcoholes terpénicos que contiene y que absorben parte de las radiaciones UV y refuerzan los filtros solares naturales de nuestra piel

  • Previene las alergias al sol (gracias al látex)

  • Prolonga el bronceado


 

Para pelo:

  • Nutre profundamente la fibra capilar, muy útil en cabellos secos y dañados en forma de mascarilla capilar

  • Fortalece el pelo y les aporta brillo y sedosidad

  • Prolonga las coloraciones